martes, enero 15

Elementos del flujo de caja

El flujo de caja de cualquier proyecto se compone de cuatro elementos básicos: a) los egresos iniciales de fondos, b) los ingresos y egresos de operación, c) el momento en que ocurren estos ingresos y egresos, y d) el valor de desecho o salvamento del proyecto. Los egresos iniciales corresponden al total de la inversión inicial requerida para la puesta en marcha del proyecto. El capital de trabajo, si bien no implicará siempre un desembolso en su totalidad antes de iniciar la operación, se considerará también como un egreso en el momento cero, ya que deberá quedar disponible para que el administrador del proyecto pueda utilizarlo en su gestión. De acuerdo con Jo indicado en ef capítulo anterior, la inversión en capital de trabajo puede diferirse en varios periodos. Si tal fuese el caso, sólo aquella parte que efectivamente deberá estar disponible antes de la puesta en marcha se considerará dentro de los egresos iniciales. Los ingresos y egresos de operación constituyen todos los flujos de entradas y salidas reales de caja. Es usual encontrar en estudios de proyectos cálculos de ingresos y egresos basados en los flujos contables, los cuales, por su carácter de causados o devengados, no necesariamente ocurren simultáneamente con los flujos reales. Por ejemplo, la contabilidad cosidera como ingreso el total de la venta, no reconociendo la posible recepción diferida de los ingresos si ésta se hubiese efec- tuado a crédito. Igualmente, considera como egreso la totalidad del costo de ventas, que por definición corresponde al costo de los productos vendidos solamente, sin inclusión de aquellos costos en que se haya incurrido por concepto de elaboración de productos para existencias. La diferencia entre devengados o causados y reales se hace necesaria, ya que el momento en que se hacen efectivos realmente el ingreso y egreso será determi- nante para la evaluación del proyecto. Este tema se analiza con mayor detalle en el capítulo 17. Sin embargo, esta diferencia se hace mínima cuando se trabaja con flujos anuales, ya que ías cuentas devengadas un mes se hacen efectivas por lo general dentro del período anual.
El cálculo del valor de salsamento del proyecto es, quizás, el análisis más relevante que corresponde hacer al proyectar el flujo de caja de aquél. Esto se debe a que el proyecto se evalúa en función del flujo de caja que se espera recibir como respuesta a un desembolso inicial en un lapso que puede ser distinto de la vida real del proyecto. Para ello se diferenciará entre período de evaluación y vida útil de éste. Debido a que normalmente el período de evaluación es menor que la vida útil, se necesita asignarle ai proyecto un valor de salvamento que supone la recepción de un ingreso por concepto de su venta al término del período de evaluación. Por ejemplo, se está evaluando invertir $ 1 000 en la compra de una vivienda para entregarla en arriendo, puede definirse un período de evaluación de 10 años que es sustancialmente menor que la vida útil real de la vivienda. Si en los 10 años se espera recibir un ingreso total, en moneda de hoy, de $ 600, se diría que hay una pérdida de $ 400 ($ 600 de ingresos menos $ 1 000 de desembolsos). Sin embargo, al término de los 10 años se tiene aún la vivienda, la cual, aunque no se proyecte venderla, tiene un valor que se calcula, entre otras alternativas, como aquél al cual se podría vender. Si se determina que este valor es de $700. en moneda de hoy, el proyecto habría dado una utilidad de $ 300 ($ 600 de ingresos por arriendo más $ 700 de valor salvamento menos $1 000 de inversión).

3 comentarios:

  1. me gustan las altas y las chaparritas los gordas las flacas manden whatsapp

    ResponderEliminar
  2. k te inporta la ortografia , igual ocupaste la información estupida .por lo menos la ocupastes

    ResponderEliminar